martes, 9 de septiembre de 2008

SISTEMA INMUNOLOGICO O SISTEMA INMUNE



Es el sistema corporal cuya función primordial consiste en destruir los agentes patógenos que encuentra.
El sistema inmunológico identifica y elimina agentes patógenos.
El sistema inmunológico esta en todo el cuerpo.
La función del sistema inmunológico es mantener los microorganismos infecciosos (agentes patógenos) como determinadas bacterias, virus, hongos, parásitos, células tumorales (acción sobre órganos transplantados) fuera de nuestro cuerpo y destruir cualquier microorganismo infeccioso que logre invadir nuestro organismo.
Cualquier agente considerado extraño por un sistema inmunológico se denomina ANTIGENO.
ANTIGENO: es una sustancia que induce la formación de anticuerpos, debido a que el sistema inmune la reconoce como una amenaza. Esta sustancia puede ser extraña (no nativa) proveniente del ambiente (como químicos) o formada dentro del cuerpo (como toxinas virales o bacterianas).
Este sistema esta formado por una red compleja y vital de proteínas, células, órganos y tejidos que actúan en forma elaborada y dinámica y protegen al cuerpo de las infecciones.
A los órganos que forman parte del sistema inmunológico (SI) se les llama Órganos Linfoides, los cuales afectan el crecimiento, el desarrollo y la liberación de linfocitos (un tipo de glóbulos blancos).
El SI consta de de seis (6) componentes principales, tres de los cuales son diferentes tipos de células (granulocitos o polimorfosnucleares, monocitos/macrófagos y linfocitos) y los otros tres, proteínas solubles (inmunoglobulinas, las citoquinas y las proteínas del complemento). Estos seis componentes pueden encontrarse en la sangre de diferentes formas.

CARACTERISTICAS DEL SISTEMA INMUNOLOGICO
· Memoria: capacidad de adaptarse para así reconocer patógenos concretos de forma mas eficiente. El proceso de adaptación crea memoria inmunológica y permite brindar una protección más efectiva durante futuros encuentros con estos patógenos. Este proceso de inmunidad adquirida es la base de la vacunación.
· Especificidad.
· Reconoce lo propio de lo no propio (discriminación entre propio y ajeno): es fundamental para la inmunología.

ORGANOS LINFOIDES
Cada órgano linfoide desempeña un papel en la producción y activación de los linfocitos (células del SI encontradas en la sangre), incluyen:
Órganos Linfoides Primarios:
La Medula Ósea
, tejido suave y esponjoso que se encuentra en las cavidades óseas. Aquí nacen los Linfocitos.
El Timo, dos lóbulos que se unen en frente de la tráquea, detrás del esternón. Aquí maduran los Linfocitos “T”.
Órganos Linfoides Secundarios:
Las Adenoides
, dos glándulas que se encuentran en la parte posterior del pasaje nasal.
Los Vasos Sanguíneos, las arterias, las venas y los capilares a través de los cuales fluye la sangre.
Los Nódulos Linfáticos, pequeños órganos con forma de frijol que se encuentran en todo el cuerpo y se conectan mediante los vasos linfáticos.
La Placa de Peyer, tejido linfoide en el intestino delgado.
El Bazo, órgano del tamaño de un puño, que se encuentra en la cavidad abdominal.
Las Amígdalas palatinas, dos masas ovales en la parte posterior de la garganta.
Apéndice.

CELULAS DEL SISTEMA INMUNOLOGICO
LOS LINFOCITOS
En algunos aspectos los Linfocitos son las células más importantes del SI.
Son un tipo de GLOBULO BLANCO que combate infecciones y que son vitales para el funcionamiento de un SI eficaz.
Se producen en la Medula Ósea.
Algunas de estas células producidas en la medula ósea formaran parte del grupo de linfocitos, mientras que otras lo serán de otro tipo de células inmunológicas conocidas como fagocitos
Los linfocitos son de dos tipos principales atendiendo a su origen y función: células T que se diferencian inicialmente en el timo, y las células B, que se diferencian en el hígado y bazo fetal y en la medula ósea del adulto (la B proviene de la inicial de la Bursa de Fabricio, órgano en el que maduran las células B en las aves aunque también se dice que viene de la inicial en ingles de medula ósea: bone marrow). Durante su desarrollo, los linfocitos T y B adquieren receptores específicos para antígenos, el de las células B se le conoce como Receptor de Células B (BCR).
Algunos linfocitos tras su proceso de formación continuaran su proceso de maduración en la medula ósea y se transformaran en células o Linfocitos “B”.
Los Linfocitos B son responsables de la inmunidad humoral o serológica, mediada por anticuerpos, con actividad especifica de fijación de antígenos. Las células B dan origen a las células plasmáticas que producen anticuerpos. Son las células responsables de la producción de unos componentes del suero de la sangre denominados inmunoglobulinas.
Los linfocitos B se originan de un Precursor Linfoide Común, la misma que da origen a las células T y las células asesinas naturales.
Otros terminaran su proceso de maduración en el timo y se transformaran en células o Linfocitos “T”.
Los Linfocitos T son responsables de la inmunidad celular, es decir, atacan y destruyen directamente a los antígenos. También amplifican o suprimen la respuesta inmunológica global regulando los otros componentes del sistema inmunológico. Los Linfocitos T constituyen el 70% de todos los linfocitos. Y es la única célula del SI capaz de reconocer e identificar un microorganismo que entra al cuerpo.
Los Linfocitos T son los responsables de coordinar la respuesta mediada por células, así como de funciones de cooperación para que se desarrollen todas las formas de respuestas inmunes, incluida la respuesta de anticuerpos por los linfocitos B.
Los Linfocitos B, T y las células asesinas pueden ser diferenciados por la presencia de un receptor especial en la superficie de la membrana llamada Receptor de las Células T (TCR).
La T de la denominación proviene del timo, que es el órgano más importante de la diferenciación de estas células a partir de células madre del sistema linfático.
Las células o Linfocitos “B” y “T” son los dos grupos principales de linfocitos que reconocen y atacan a los microorganismos infecciosos.
El objetivo de cada tipo de Linfocito es proteger el cuerpo a pesar de que cada uno combate las infecciones de una forma diferente.
Los Linfocitos B producen anticuerpos específicos contra microorganismos infecciosos.
Los Linfocitos T destruyen los microorganismos infecciosos por medio de la eliminación de las células del cuerpo que están afectadas. Los linfocitos T liberan químicos llamados CITOCINAS.
Tanto los Linfocitos T como los B tienen la capacidad de recordar, desde el punto de vista bioquímico, una exposición previa a un antígeno especifico, de manera que si la exposición es repetida puede producirse una destrucción más eficaz del antígeno.
Existen dos subpoblaciones diferentes de Linfocitos T: CD4 y CD8
CD8. CELULAS T ASESINAS (Citotoxico Supresor)
Linfocitos T citotoxicos o CD8+.
Las células T asesinas atacan directamente a otras células que porten en sus superficies antígenos foráneos anormales.
Las células T asesinas son un grupo de células T que matan células infectadas con virus (y otros patógenos) o que están dañadas o enfermas por otras causas. Cuando una célula T activada toma contacto con tales células, libera citotoxinas que forman poros en la membrana plasmática de la célula diana o receptora, permitiendo que iones, agua, toxinas entren en ella. Esto provoca el estallido de la célula diana o que experimente la apoptosis. La muerte de células huésped inducidas por las células T asesinas tiene una gran importancia para evitar la replicación de los virus.
CD4. CELULAS T COLABORADORAS (Cooperador Activador)
Linfocitos T cooperadores, Helper T Cells o CD4
Estas células T colaboradoras o ayudantes regulan tanto las respuestas inmunes innatas como las adaptativas y ayudan a determinar que tipo de respuesta presentara el organismo ante un patógeno concreto. Estas células no tienen actividad citotoxica y no matan células infectadas o patógenos directamente. En cambio controlan la respuesta inmune dirigiendo a otras células para que realicen estas tareas.
La activación de la célula T colaboradora hace que esta libere citoquinas que influyen sobre la actividad de muchos tipos de células.
Los linfocitos CD4 se subdividen a su vez en linfocitos de la subpoblacion TH1 y TH2.

MACROFAGOS (en el cuerpo)
Macrófago procede del griego y significa gran comedor.
Los macrófagos son unas células del sistema inmunitario, que se localizan en los tejidos procedentes de la emigración desde la sangre a partir de un tipo de leucocito llamado monocito.
Los Macrófagos proceden de los Monocitos (en la sangre). Son un porcentaje (pequeño) de la totalidad de las células sanguíneas, cuando se encuentran localizados en los tejidos fuera de la circulación sanguínea, experimentan cambios físicos y morfológicos y reciben el nombre de macrófagos.
Es una célula versátil. Se mueve.
Los monocitos circulantes también migran de la sangre a los tejidos, mientras que los macrófagos suelen estar presentes en todos los tejidos del cuerpo.
Mata microorganismos: se los come, ingiere sustancias extrañas. A este proceso de le llama fagocitosis.
La Fagocitosis es una características importante de la inmunidad innata celular, llevada a cabo por células llamadas fagocitos (macrófagos) , que engloban o comen, patógenos y partículas rodeándolos exteriormente con su membrana hasta hacerlos pasar al interior de su citoplasma. Los fagocitos generalmente patrullan en búsqueda de patógenos, pero pueden ser atraídos a ubicaciones específicas por las citocinas. La fagocitosis probablemente representa la forma más antigua de defensa del huésped.
Los neutrofilos y macrófagos son fagocitos que viajan a través del cuerpo en busca de patógenos invasores junto con los neutrofilos y otras células)
Los neutrofilos denominados también microfagos son encontrados normalmente en la sangre (son el tipo de leucocito mas abundante de la sangre en el ser humano) y es el tipo mas común de fagocitos que normalmente representa el 50% o 75% del total de los leucocitos que circulan en el cuerpo.
Los neutrofilos son unas células muy móviles y su consistencia gelatinosa le facilita atravesar las paredes de los vasos sanguíneos para migrar hacia los tejidos, ayudando en la destrucción de microbios y respondiendo a estímulos inflamatorios.
La principal función de los neutrofilos es la de detener o retardar la acción de agentes infecciosos y materiales extraños (son células fagociticas).
Los monocitos alteran además los antígenos, haciendo que la respuesta inmune de los Linfocitos sea más eficaz.

NATURAL KILLER
La célula Natural Killer (NK) (célula asesina natural) es un tipo especial de linfocito con capacidad citotoxica o citolitica, es decir, pueden destruir células, en partículas aquellas infectadas por virus y otros microorganismos intracelulares.
Sus funciones “asesinas” son llevadas a cabo por un armamento granular intracitoplasatico, igual como lo hacen las células citotoxicas.
Tienen una gran cualidad que las diferencia de otras células T: no madura en el Timo.
Tampoco expresan marcadores celulares fenotípicos que tradicionalmente identifican al resto de las subpoblaciones de linfocitos.
Se localizan principalmente circulando en sangre y el bazo, rara vez en otros tejidos.
Estas células asesinas tienen la capacidad de diferenciar las células infectadas por un virus, o las células tumorales que han sufrido transformaciones malignas.
Son capaces de identificar que células son propias del hospedador y cuales son foráneas, esto pasa gracias a que los receptores de membrana de la célula asesina detectan la ausencia de las MHC o moléculas de histocompatibilidad en este tipo de células dañadas y receptores inhibidores en células sanas. Este sistema sencillo de reconocimiento de las células sanas y de las células dañadas es muy eficaz
Además de este sistema liberan el INTERFERON y otras CITOCINAS para desencadenar su respuesta inespecífica y, destruir la célula que ha expulsado dicha sustancia, al verse atacada por una acción vírica.
Al reconocer a la célula infectada, se unen a ellas y a través de una proteína llamada perforina crean poros en las membranas de ellas por lo que pasan enzimas llamadas granzimas que inducen la apoptosis de la célula objetivo.
Su capacidad de destrucción de células ha permitido su estudio como remedio contra los canceres.
Las personas con cáncer deben apropiarse de estas.
Son vigilantes en el cuerpo para evitar el desarrollo de METASTASIS.
Son sumamente sensibles al efecto del estrés.
Son muy sensibles a las herramientas de visualización e imaginación guiada y otras técnicas.

POLIMORFO NUCLEAR
Los Leucocitos polimorfonucleares son células de la sangre caracterizadas por los modos de colorear los orgánulos de su citoplasma, en microscopía de luz.
También se les conoce como granulocitos, son las células con núcleo más abundante en la sangre.
Circulan en la sangre, pero se pueden dirigir rápidamente as los tejidos como respuesta a estímulos provocados por organismos y sustancias extraños.
Estas células fagocitan (ingieren) los antígenos que penetran en el cuerpo, sobre todo si estos antígenos han sido recubiertos en la sangre por inmunoglobulinas o por proteínas del sistema de complemento. Una vez ingeridos, los antígenos suelen ser destruidos por las potentes enzimas delos granulocitos o polimorfonucleares
Hay tres tipos de granulocitos en la sangre humana:
neutrofilos
eosinófilos
basófilos

PROTEINAS DEL SISTEMA INMUNOLOGICO
Se encuentran disueltas en el suero (porción liquida de la sangre) son:
INMUNOGLOBULINAS: hay miles de clases diferentes de inmunoglobulinas, que reciben el nombre de anticuerpos, cada una de ellas se combina de manera exacta con un tipo específico de antígeno y contribuye a su eliminación. Anticuerpo: son un tipo de proteínas producidas por el sistema inmune en respuesta a la presencia de sustancias extrañas potencialmente dañinas que pueda ser una amenaza para el organismo: como químicos, partículas de virus, esporas o toxinas de las bacterias. Estas sustancias extrañas se llaman antígenos.

CITOQUINAS: son compuestos solubles (glicoproteínas), responsables en gran parte de la regulación de la respuesta inmunológica. Si son segregadas por los linfocitos reciben el nombre de linfoquinas, si son segregadas por los monocitos se denominan monoquinas.
Algunas citoquinas amplifican o incrementan una respuesta inmunológica que esta en curso, otras hacen que las células proliferen y otras pueden suprimir una respuesta inmunológica en funcionamiento.
Se conocen alrededor de 200 citocinas con acciones biológicas y orígenes ampliamente variados, a menudo con superposición o redundancia funcional.
A pesar de lo complejo y novedoso del conocimiento de las citocinas, se sabe que actúan en grupos o cascadas regulando muchos procesos inmunobiologicos y homeostáticos, tales como la hemopoiesis, proliferación, diferenciación celular y apoptosis.
PROTEÍNAS DEL COMPLEMENTO: o sistema del complemento, es una cascada bioquímica que ataca las superficies de las células extrañas. Contiene más de 20 proteínas diferentes y recibe ese nombre por su capacidad para complementar la destrucción de patógenos iniciada por los anticuerpos.

LA RESPUESTA INMUNOLOGICA
Los seis componentes del sistema inmunológico actúan como un todo para desarrollar una respuesta inmunitaria eficaz (células y proteínas).
La respuesta inmunitaria es la capacidad de casi todos los seres vivos (humanos y animales) de organizar una respuesta defensiva contra sustancias ajenas.
El SI protege al organismo de infecciones mediante una estrategia de capas o barreras de defensa sucesivas, cada una más específica que la anterior.
Las respuestas inmunitarias se clasifican en Innatas (las que ocurren sin exposición previa a la sustancia, el organismo o el tejido ajenos) y las Adquiridas (las que requieren exposición previa al material ajeno).


INMUNIDAD INNATA o INESPECIFICA
El sistema inmune innato es el sistema dominante de protección en la gran mayoría de los organismos, ejecuta la fagocitosis e inflamación. Provee una defensa contra patógenos extraños y celulas con transformación neoplasica.
El primer nivel lo forman las barreras físicas que evitan que los agentes patógenos como las bacterias y los virus penetren en el organismo. Los animales y humanos tienen barreras y sustancias naturales que ayudan a evitar las infecciones por microorganismos y parásitos. La piel y las secreciones mucosas actúan como barrera y las enzimas proteolíticas (enzimas digestivas que escinden las proteínas) presentes en los líquidos orgánicos destruyen algunos organismos invasores.
Estas barreras superficiales pertenecen al SI innato pues no dan una respuesta especifica contra determinado tipo de organismos patógenos o toxinas.
Las lagrimas y la orina realizan una acción de limpieza al producir el arrastre mecánico de elementos patógenos, la tos y los estornudos expulsan mecánicamente a los elementos patógenos y otros organismos del tracto respiratorio, mientras que la mucosidad secretada por el sistema respiratorio y el tracto gastrointestinal sirve para atrapar microorganismos. La piel y el tracto respiratorio secretan péptidos antimicrobianos. La saliva y la leche materna tambien son agentes antibacterianos
Hay células con funciones inmunes innatas que responden a los organismos invasores y los destruyen, estas son básicamente de dos tipos: monocitos (especialmente macrófagos) y leucocitos polimorfonucleados. Ambos son capaces de ingerir microorganismos por fagocitosis y destruirlos. También sintetizan y segregan muchas sustancias entre ellas citoquinas y enzimas que protegen frente a las infecciones y estimulan el desarrollo de la respuesta inmunitaria.
La respuesta inflamatoria que con frecuencia acompaña a la respuesta inmune es también importante en la defensa contra las infecciones o en la protección frente a materiales indeseables, inducen esta inflamación células del sistema inmune y de otros sistemas.
Los síntomas de la inflamación son el enrojecimiento y la hinchazón que son causadas por el incremento del flujo de sangre de un tejido. La inflamación es producida por eicosanoides y citocinas que son liberadas por células heridas o infectadas
La inmunidad innata es relativamente inespecífica, aunque casi siempre discrimina con claridad entre lo propio y lo ajeno. Reacciona rápidamente y constituye una primera línea de defensa contra la invasión no deseada y la infección.

INMUNIDAD ADQUIRIDA o ESPECÍFICA
La capacidad para responder específicamente frente a lo ajeno se adquiere por interacción con los antígenos (sustancias extrañas potencialmente peligrosas para el organismo) presentes en tales organismos.
La inmunidad adquirida se basa en la actividad de dos sistemas: humoral y de mediación celular. Las respuestas inmunes adquiridas incluyen el reconocimiento de epitopes específicos sobre los patógenos invasores (antígenos) por celulas (linfocitos T y B) que han sido genéticamente preprogramados para responder a dichos antígenos.
La inmunidad humoral esta mediada por proteínas solubles llamadas inmunoglobulinas o anticuerpos. Los mamíferos producen cinco clases diferentes de inmunoglobulinas G, M, A, D y E. Las inmunoglobulinas las producen y segregan linfocitos B.
La inmunidad de mediación celular se canaliza a través de los linfocitos T. Se producen células T específicas de los antígenos que interaccionan con estos para mediar una serie de funciones inmunobiologicas (ej.: producción de células citotoxicas NK)
La respuesta inmunitaria adquirida complementa la innata y configura así un sistema específico muy eficaz.
El proceso básico es el siguiente:
Cuando un antígeno patógeno, por ejemplo una bacteria, consigue superar la primera línea de defensa del cuerpo, por ejemplo la piel, se encuentra en primer lugar con los granulocitos (polimorfos nucleares) y los monocitos (en la sangre), y es neutralizado en parte por anticuerpos preexistentes y por las proteínas del complemento. Después los Linfocitos y los macrófagos interaccionan en el lugar donde ha entrado la bacteria, amplificando la respuesta inmunológica, se sintetizan anticuerpos más específicos y eficaces, debido a la memoria inmunológica generada por la bacteria invasora. En los ganglios linfáticos más próximos puede tener lugar una amplificación similar de la respuesta inmunológica, así como en lugares más distantes, tales como el bazo y la medula ósea, donde también se sintetizan linfocitos.
Si todo funciona el sistema inmunológico supera a la bacteria, de manera que la enfermedad esta ya bajo control.
En este momento se ponen en funcionamiento mecanismos autorreguladores supresores que detienen la respuesta inmunológica.
Las Citoquinas tienen gran importancia en este mecanismo supresor.
Si el SI no esta autorregulado de una manera adecuada, se puede originar otras enfermedades de naturaleza inmunopatologica.
Una vez que el antígeno es destruido mediante esta combinación de acciones el SI esta preparado para responder de una manera mas eficaz si el mismo tipo de microorganismo invadiera de nuevo el cuerpo.
Si dicha preparación es adecuada para neutralizar totalmente a una bacteria especifica antes de que esta produzca la enfermedad, se dice entonces que existe inmunidad frente a dicha bacteria.
· La inflamación de los ganglios es una forma de respuesta inmune: activa.
· Fases de la Respuesta Inmune: Reconocimiento-Activacion-Efectora.
· La respuesta inmune requiere de ENERGIA y esta se gana a través de la alimentación (producción de ATP, ciclo de Kreb)
· La fiebre indica que la respuesta inmune se esta dando, ya que esta es mejor a 38º centígrados que a 37ºC. A temperatura alta los macrófagos trabajan mejor y las bacterias se dividen menos. La fiebre es una respuesta o señal de respuesta inmune.

INMUNIDAD Y ENFERMEDAD
TRASTORNOS DEL SISTEMA INMUNOLOGICO
Si el SI no funciona adecuadamente, se pueden presentar distintas enfermedades.
Los procesos inmunológicos son normalmente beneficiosos. Pero el desarrollo de formas de inmunidad inadecuadas puede causar enfermedades o, al menos, efectos clínicos adversos
Las alergias y la hipersensibilidad a determinadas sustancias se consideran trastornos del SI. Una alergia es una reacción anormal a una sustancia con la que se ha tenido un contacto previo, y que suele ser inofensiva para otros individuos.
La reactividad inmunitaria excesiva (hipersensibilidad) puede causar trastornos como anafilaxis, alergia o asma.
El SI desempeña un papel importante en el proceso de rechazo de tejidos u órganos transplantados.

TRASTORNOS Y/O ENFERMEDADES INMUNOLOGICAS E INMUNODEFICIENCIAS:
Ciertas enfermedades de importancia clínica están relacionadas con deficiencias del sistema inmunológico, y otras están relacionadas con un funcionamiento anormal (pero por lo demás no deficiente) de dicho sistema.
La disfunción o la deficiencia del SI puede ser un fenómeno primario; esto es, congénito o adquirido; o puede tratarse de un fenómeno secundario, que aparece como consecuencia de otras enfermedades tales como el cáncer.
La inmunosupresión también puede aparecer como resultado del tratamiento administrado para otras enfermedades incluido el cáncer.
· Las Enfermedades Autoinmunologicas (enfermedades autoinmunes) o degradación de la tolerancia a lo propio puede causar enfermedades como diabetes insulinodependiente juvenil , la artritis reumatoide, la cirrosis biliar primaria, el lupus eritematoso sistémico, la tiroiditis de Hashimoto, la miastenia graves o la anemia).
Las enfermedades autoinmunes son producidas por un sistema inmunológico hiperactivo que ataca tejidos normales como si fueran organismos extraños.
El sistema inmunitario falla en distinguir adecuadamente lo propio de lo extraño y ataca partes del propio organismo.
Las enfermedades autoinmunes son enfermedades en las que el SI reacciona frente a componentes del organismo (proteínas) como si fueran sustancias extrañas, bien produciendo anticuerpos o bien mediante otro tipo de reacciones.
En la mayoría de las enfermedades autoinmunes se desconoce la causa de la formación de autoanticuerpos.
El grupo más importante de las enfermedades autoinmunes son las enfermedades del colágeno: lupus eritematoso, artritis reumatoide, esclerodermia y dermatomiositis. En ellas los anticuerpos afectan sobre todo al tejido conectivo, cuya principal proteína es el colágeno.
El tratamiento de las enfermedades autoinmunes implica la Inmunosupresión, en general por medio de esteroides.
· Las Enfermedades de Inmunodeficiencia son aquellas en las que es insuficiente la respuesta inmunitaria.
Estas enfermedades ocurren cuando el sistema inmunológico es menos activo de lo normal (uno o mas de los componentes del SI están inactivos), dando lugar a infecciones que pueden poner en peligro la vida. La habilidad del SI de responder a los patógenos se ve disminuida. ( la malnutrición, la obesidad, el alcoholismo y el abuso de drogas ilegales son causas comunes de una respuesta inmune disminuida)
Estas patologías afectan a la inmunidad innata o adquirida y las respuestas humorales o celulares (agammaglobulinemia congénita de Bruton, síndromes de DiGeorge y Nezelof que son defectos del desarrollo de las células T) la base de estas afecciones suele ser genética (heredadas), pero en varios casos el origen es incierto. Otras inmunodeficiencias se deben a la acción de virus como el caso del SIDA (Sindrome de Inmunodeficiencia Adquirida) que es consecuencia de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que destruye las células T CD4 positivas y provoca la inmunosupresión grave
Los trastornos por inmunosupresión impiden responder a las infecciones y, en algunos casos, al crecimiento espontaneo de tumores. El resultado último es con frecuencia una enfermedad grave o la muerte. .
Muchas enfermedades que suelen clasificarse como enfermedades autoinmunes, se deben a una autorregulación defectuosa de la respuesta inmunológica normal.

ASPECTOS GENERALES SOBRE EL SISTEMA INMUNOLOGICO
· Otro de los cometidos del SI es el de identificar y eliminar células tumorales.
· Las células transformadas de los tumores expresan antígenos que no aparecen en las células normales, el SI considera esto antígenos como extraños, lo que ocasiona que las células inmunitaria ataquen a las células tumorales transformadas.
· La principal respuesta del SI es destruir las células anormales por medio de células T asesinas, algunas veces con asistencia de las células T ayudantes
· Las células T asesinas también matan células tumorales de una forma similar, especialmente si la célula tumoral tiene sobre su superficie menos moléculas del CMH de clase I de lo normal, algo que resulta habitual en los tumores.
· No obstante algunas células tumorales evaden la acción del sistema inmunitario y generan canceres.
· Las Hormonas pueden modular la sensibilidad del sistema inmunológico.
· El sistema inmunológico se ve potenciado con el sueño y el descanso, mientras resulta perjudicado por el estrés.
La Corticosterona es una droga inmunosupresora. Los corticoesteroides son los medicamentos empleados para controlar los efecto de la inflamación, son poderosos estos medicamentos sin embargo tienen muchos efectos toxicos colaterales y su uso debe ser controlado estrictamente.
La respuesta inmunológica puede ser manipulada para suprimir respuestas no deseadas de la autoinmunidad, la alergia, el rechazo de trasplantes, así como para estimular respuestas protectoras contra patógenos que en gran medida eluden la acción del sistema inmunitario. Se emplean fármacos inmunosupresores para controlar los desordenes autoinmunes o la inflamación cuando produce grandes daños en los tejidos o para prevenir el rechazo de un órgano trasplantado.


JoDaZaVi

1 comentario:

Naturalmente dijo...

Los remedios herbarios y homeopáticos se han utilizado en la medicina tradicional y en la medicina alternativa por millares de años para consolidar el sistema inmune, actuando como tónicos del sistema inmune para animar la defensa normal y eficiente contra patógenos y la recuperación rutinaria.